Formar un club como acción en comunicación

Creamos la identidad y la presentación del nuevo Club cervecero Murciabrew

Formar un club como acción en comunicación

Hace más de un año que Gastrobeer abrió sus puertas en el centro de Murcia. Un proyecto ideado por mucha ilusión y ganas por Héctor, Alejandro y Javi por el que nos llamaron para diseñarle el logotipo.

En la primera reunión les “saqueamos” a preguntas sobre qué tenían pensado, por qué y qué era lo que les diferenciaba. Ellos, orgullosos nos contaban su nuevo concepto y que necesitaban tan sólo el logo para empezar a tirar cervezas como locos. Y también bromeaban con nuestra forma de explicarle que todo eso que ellos veían como un nicho de mercado que estaba esperándoles, no serviría de nada sin un apoyo en comunicación. CO-MU-NI-CA-CIÓN, CO-MU-NI-CA-CIÓN, CO-MU-NI-CA-CIÓN. No lo entendían en un principio, pero durante este tiempo han aprendido muy bien qué significa esta palabra que no parábamos de repetir. Esto es lo que suele pasar cuando entras en el “maravilloso mundo de la comunicación”. Que ya no entiendes tu día a día sin pensar desde esa perspectiva.

Por ello, Gastrobeer es un verdadero ejemplo de trabajo diario en comunicación. Detrás de este proyecto, no hay sólo un naming, no hay sólo redes sociales, ni fotos, ni hay sólo eventos. Hay VIDA. Y eso es lo que nosotros explicamos que es la comunicación en un local.

El pasado jueves, como muestra de esta “vida” se presentó MurciaBrew, una asociación promovida por la cerveza artesana murciana Yakka y Gastrobeer, pensada para amantes de la cerveza y curiosos que quieren adentrarse en el mundo de la cerveza.

Se trata de otra forma de apoyar la cultura cervecera, valor que diferencia a Gastrobeer porque ante todo, su objetivo es ser un lugar de culto y referencia a este líquido dorado. Reuniones con cerveceros caseros, descuentos especiales en todas las actividades de Gastrobeer, viajes a ferias cerveceras y a eventos nacionales e internacionales y elaboración de cervezas conmemorativas del club son algunas de las ventajas que ofrece pertenecer al club MurciaBrew.

Nosotros fuimos los artífices de crear lo que tanto tiempo estaba en las cabezas de Héctor Pastor, por parte de Gastrobeer, y Siul Herrero (maestro cervecero de Yakka). Creamos el naming, identidad, blog, aplicaciones a flyer, folleto y sello carvado para el pack de bienvenida, que incluye un carnet personal, una cerveza artesana Yakka y un vaso exclusivo con la marca Murciabrew para cada socio. Más de 100 personas fueron a recibir con los brazos abiertos esta iniciativa gracias al trabajo de gabinete de prensa que tiene que acompañar todo este tipo de iniciativas.

El naming por el que se optó (brew en español significa cervecero artesano casero) era perfecto porque hablaba de Murcia y de cerveza, ya que el objetivo no es vender Gastrobeer ni cerveza Yakka, sino apoyar la cultura cervecera que, irremediablemente, siempre ayudará a ambas marcas y a todas las de la Región. Los promotores lo tenían claro: no era una tercera marca, era un CLUB.

Un club es una sociedad creada por un grupo de personas que comparten ciertos intereses  y que desarrollan conjuntamente actividades culturales, recreativas o deportivas. Los miembros de un club se asocian libremente con la intención de enriquecer su vida social. Y esto es MurciaBrew.

La identidad que diseñamos buscaba ser amable, cercana y sencilla. Ya que en este sector siempre se tiende a un estilo más “barroco” y queríamos que fuese una marca que no compitiese con nada y no saturase.

El evento de presentación fue muy sencillo. Convocamos a todo apasionado de la cerveza a través de las redes sociales de las dos marcas, unificando su discurso a través de potenciar la cultura cervecera en Murcia. Además, también convocamos a prensa, medios especializados y bloggeros gastronómicos y cerveceros para que ellos también colaboraran con la labor de transmitir el nacimiento de Murciabrew a través de sus revistas, periódicos, redes sociales o blogs. En el evento tanto Héctor Pastor como Siul Herrero ejercieron de maestros de ceremonias dando el primer sorbo al club exponiendo cada una de las ventajas y atendiendo a cada uno de los más de 100 curiosos que asistieron a la convocatoria. Más de 50 personas formaban parte del club esa misma noche. Ahora, un fin de semana después, son más de 70.

Y esto es tan sólo el principio. Porque el trabajo no termina aquí. Un pilar fundamental para que este tipo de acciones germinen es “regarlas diariamente”. Mantener las reuniones acordadas con los socios, ofrecerles siempre actividades innovadoras, mantenerlos informados sin ser pesados. A esto, le podríamos llamar “mantener en forma” a la idea. Porque si no, se atrofia, se aburre, y ya nunca vuelve a ser igual.

Y hasta aquí llega nuestra historia Murciabrew. ¿Has pertenecido a algún club? ¿Cuál? ¿Qué te gustaba y qué detestabas de él?

 

No Comments

Post A Comment

5 × 4 =