“Cada proyecto creativo es como un hijo”

Detrás del ‘Bar Taberna de Ideas’ se encuentra la esencia de Laura Amante y José Ángel Cuenca o como ellos mismos se definen, un matrimonio creativo. Aunque empezaron siendo como el agua y el aceite, ahora se han convertido en el ingrediente perfecto entre la estrategia y la creatividad, capaces de convertir una pequeña idea en un gran proyecto. Son más que una agencia de comunicación y se dedican a la gastronomía. La receta de su éxito está compuesta por varios ingredientes como la creatividad, la frescura y la humanidad, pero sin duda alguna lo que les hace destacar es esa locura personal que ponen en cada uno de sus proyectos.

¿A qué se dedica ‘Bar Taberna de Ideas’?

Principalmente a la creatividad gastronómica. Somos más que una agencia de comunicación porque aportamos el equilibrio entre la estrategia y la creatividad. Estamos especializados en el sector de la gastronomía, la restauración, la hostelería, la alimentación la producción y el sector ocio. Eso sí, siempre enfocados como una parte de la cultura, como lifestyle. El ocio entendido como un estilo de vida. Nos gusta fusionar la gastronomía con todo tipo de arte, con la moda, la música, con la arquitectura, el cine… Creamos proyectos globales, pero nuestros servicios se enfocan en la parte estratégica y creativa.

¿Cómo son Laura Amante y José Ángel Cuenca trabajando en equipo?

Empezamos siendo como el agua y al aceite. Somos muy amigos. Ya lo éramos y ahora somos amigos y socios. Ahí está precisamente el equilibrio, somos un matrimonio creativo. Somos el equilibrio perfecto entre la creatividad y la estrategia. José aporta la parte estratégica y Laura aporta la parte creativa. Estamos obsesionados para que todo lo que comunique esa marca sea como un traje hecho a medida y que encaje perfectamente con la persona, los valores y con la propia marca.

¿Qué es lo que se diferencia del resto?

Por una parte, la humanidad, la cercanía, y el cariño que le ponemos al proyecto y a los clientes. Al final nosotros cuando trabajamos con cualquier cliente no lo hacemos como una agencia, sino como si la empresa fuera nuestra. No le hablamos como un agente externo, lo hacemos como un socio o un accionista más. Por otro lado, algo imprescindible es la especialización. Conocemos el sector gastronómico por cualquier vertiente y no solo de Murcia, también a nivel internacional. Todos los años viajamos para conocer las novedades alrededor del globo terráqueo. El año pasado estuvimos en Hawái para ver todas las novedades. La gastronomía es nuestra especialidad porque es algo que nos encanta. Aportamos la parte profesional de la profesión, con casi diez años de experiencia. Todo nuestro ocio lo dedicamos a conocer y visitar nuevos proyectos. Tenemos la frescura y ese punto de locura y estilo que le ponemos a todo. Al final lo que hacemos es quitar el hierro a los proyectos y lo dirigimos hacia un punto de vista más humanista y más positivo.

¿Cuál es vuestro público objetivo?

Nuestro cliente profesional es un cliente que quiere ir más allá. Que no tiene fronteras y que se permite soñar. Aquel que no solo busca un cartel y un logotipo, sino que quiere un proyecto duradero. Por una parte, tiene que confiar en la comunicación y en la creatividad como parte diferencial del proyecto y además, tiene que ser valiente. Hemos tenido clientes más conservadores y le hemos sacado de su zona de confort, para transmitirle otra visión del sector que les puedan aportar mucho más y llegue más allá que con un producto tradicional.

¿Cómo ha crecido el Bar desde sus inicios hasta ahora?

Muchísimo. Sobre todo, en cuanto a libertad creativa. Empezamos un poco miedosos porque pensábamos que no todo el público estaría preparado para nuestras locuras. El cliente que viene hacia nosotros va justo buscando esa frescura y optimismo. Lo que hacemos al final es un tándem con nuestros clientes que va más allá de cualquier producto que nos contraten. Antes ofrecíamos cosas más generales, pero al final decidimos dedicarnos a aquello que mejor hacíamos. Por lo tanto, para todo lo demás buscamos alianzas con otras agencias, para que lleven otro tipo de servicios…

¿De qué estáis muy orgullosos?

¡Uf! Es muy difícil decidirse. Nos implicamos tanto con cada proyecto que es como un hijo. Estamos muy orgullosos de haber lanzado planes de comunicación y estrategia como restaurantes como Magoga de Cartagena. Hemos trabajado para Grupo Buena Vista que le hicimos una renovación tanto de la marca Trastienda como de la marca Terraza. A ellos les sacamos totalmente de su zona de confort. Era un proyecto muy bonito para nosotros, pero para ellos fue muy duro salir de esa zona. Ya no solo marcas tan conocidas también proyectos como el del bar La Gracia. Un proyecto al que le dimos completamente la vuelta, donde su dueña Esperanza Pérez Andreu, que había sido la mejor maître de España, quiso crea una marca con su nombre y al final lo transformamos en lo que es hoy día.

Actualmente tenéis un nuevo proyecto entre manos, ¿no?

Exacto. Durante el confinamiento nos ha surgido la oportunidad de trabajar con clientes fuera de Murcia, Madrid, Valencia, Andalucía… estamos buscando una fórmula para estar cerca de nuestros clientes y queremos abrir mini sedes por España. Hemos lanzado una campaña que se llama ‘GLOBAR’ para estar más cerca de nuestros clientes. En la actualidad más del 50% de nuestros clientes son de fuera Murcia.  Y aunque somos murcianos y nunca vamos a dejar de fomentar nuestra gastronomía y nuestro trabajo, vamos a llevar esto más allá. Ahora vamos a ser ‘GLOBARES’.

No lo sois, pero ¿hay algo de bar en vuestro negocio?

Claro, muchísimo. Nuestra alma es tabernera cien por cien. Somos personas de bar, de barra, de taberna, de restaurante y, por supuesto, muy ‘disfrutones’. Es algo que nos une con nuestros clientes. Nos encanta compartir una buena comida, una bebida y una buena experiencia alrededor de una mesa. Entra de esto nuestra forma de ver.

 

Fuente: MurciaEconomía

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *